El presidente del COI, Jacques Rogge, dijo que le preocupa que los atletas olímpicos cambien de nacionalidad sólo por motivos personales o en busca de ganancias económicas.

Rogge indicó que algunos atletas tienen motivos "legítimos" para cambiar de nacionalidad, incluyendo razones familiares o por falta de apoyo económico en sus países de nacimiento.

Pero también señaló que algunos atletas "se van a otro país porque pueden ganar más dinero".

"Legalmente, no los podemos detener, pero tengo que ser franco y decirles que no me gusta", indicó el líder del olimpismo.

Rogge habló el miércoles luego del revuelo causado en Gran Bretaña por lo que los tabloides calificaron como los "Británicos de plástico", el caso varios atletas que nacieron fuera del Reino Unido y que competirán por el país anfitrión de los Juegos de Londres.