La presidenta Dilma Rousseff ha pospuesto sus planes de crear un programa nacional de seguridad pública, ante la falta de personal suficiente, informaron el miércoles medios nacionales.

El diario Folha de S. Paulo informó que Rousseff ha dejado a un lado el programa porque muchas ciudades carecen de los agentes suficientes para ocupar cerca de 3.000 cuarteles comunitarios de policía que contempla el proyecto.

Los cuarteles estarían inspirados en las "unidades policiales de pacificación" que han reducido los índices delictivos en barriadas de Río de Janeiro.

El diario menciona un comunicado del Ministerio de Justicia, según el cual, el programa requeriría un gran número de agentes, "lo que por ende pondría en jaque otras acciones de seguridad pública".

Ni el palacio presidencial ni el Ministerio de Justicia emitieron declaraciones de inmediato.