El delantero peruano del Hamburgo, Paolo Guerrero, podría encarar acusaciones criminales por su violenta falta sobre el portero del Stuttgart, Sven Ulreich.

Guerrero fue suspendido ocho partidos por la falta que cometió este mes en un partido por la Bundesliga, que Hamburgo perdió 4-0.

El fiscal de Hamburgo, Wilhelm Moellers, dijo que se radicaron varias querellas criminales contra el peruano, y señaló que las autoridades están analizando si le radican cargos.

Moellers indicó que la investigación podría demorar algún tiempo.

Guerrero fue multado 100.000 euros (130.570 dólares) por lanzarle una botella a un fanático en abril de 2010.