Parlamento iraní inició el miércoles la interpelación del presidente Mamud Amadineyad sobre una larga lista de acusaciones como la mala administración de la economía nacional y el desafío al líder supremo del país.

Se trata de la primera interpelación de este tipo a un presidente iraní desde la revolución de 1979.

Amadineyad es el primer presidente en la historia del país en ser llamado ante el parlamento iraní, un importante revés a su postura en un conflicto en contra de los legisladores y la poderosa clase dirigente clerical.

La citación viene luego de una petición largamente esperada por parte de un grupo de legisladores para una revisión de las decisiones políticas de Amadineyad, que ha sido objeto de constantes ataques en meses recientes de los mismos políticos de línea dura que lo llevaron al poder.

El líder conservador Ali Motahari, que es un importante opositor del presidente, hizo las preguntas a Amadineyad en una sesión pública del parlamento la cual fue trasmitida por la radio estatal.

Algunas de las más fuertes preguntas se centraron en el supuesto desafío del presidente hacia el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, quien tiene la última palabra sobre todos los asuntos de Estado, sobre la elección del jefe de inteligencia.

Amadineyad resistió 11 días una orden de Jamenei de reinstalar en su puesto al ministro de Inteligencia Heidar Moslehi quien había sido despedido por el presidente en abril de 2011.

Asimismo, el presidente fue cuestionado sobre un dramático incremento en los precios y su incapacidad para ofrecer un presupuesto al sistema de metro de Teherán.

Los legisladores también preguntaron sobre la supuesta implementación acelerada de un plan de austeridad por parte del gobierno para recortar los subsidios en energía y alimentos.