La aduana decomisó el miércoles 450 kilos de cocaína ocultos en bolsas de carbón en dos contenedores del puerto de Buenos Aires que tenían como destino Portugal.

Dos personas --cuya identidad no trascendió-- están detenidas vinculadas con el tráfico de la droga incautada, cuyo valor en el mercado europeo es de 18 millones de euros o 25 millones de dólares, dijo a los periodistas la directora general de Aduanas de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Siomara Ayerán.

La funcionaria señaló que hasta el momento se han localizado 1.060 bolsas de carbón de las cuales 70 contenían ladrillos de cocaína. Lo llamativo, según explicó, es que en otras siete había ladrillos de material, por lo que se deduce que algunos miembros de la banda se habrían quedado "con parte de la droga para comercializarla en el mercado interno o para otros fines".

"Parecería que se ha traicionado a parte de la organización, donde uno de ellos se reserva para sí parte de la droga que estaba comprometida en el envío", afirmó Ayerán.

La empresa que pretendía hacer el embarque está inscrita como exportadora en la aduana desde 2010 y su planta, desde donde se cargó la droga, tiene sede en la provincia de Chaco, en el norte de Argentina y limítrofe con Paraguay. La justicia chaqueña está a cargo de la investigación.

El procedimiento obedece al intercambio de información con la aduana de Portugal y estaría vinculado al secuestro el lunes de unos 360 kilos de cocaína en Lisboa.

En las últimas horas siete ciudadanos argentinos fueron detenidos en Lisboa, Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria tras el secuestro de 360 kilos de cocaína que intentaron ingresar a Europa a través del puerto de la capital portuguesa ocultos en bolsas de carbón, señalaron medios de prensa. La droga había sido cargada en el puerto de Buenos Aires.

El tráfico de cocaína por territorio argentino con destino a Europa se ha intensificado en los últimos años, según las autoridades policiales.