El hallazgo reciente de fósiles muestra que pequeños camellos con grandes hocicos deambularon por la selva tropical de Panamá hace unos 20 millones de años, dijeron científicos el miércoles.

Un estudiante de doctorado de geología de la Universidad de Florida encontró los fósiles de camello cuando analizaba el sedimento de una zona de obras en el Canal de Panamá.

Also Rincón dijo el miércoles que él y otros investigadores nunca esperaron encontrar un antiguo camello. La especie no tiene joroba, a diferencia de los actuales rumiantes y una de las dos especies encontradas al parecer se levantaba en dos patas, según lo reportado por los científicos en la revista especializada Journal of Vertebrate Paleontology.

Rincón y un grupo de científicos de Panamá, Estados Unidos y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales también reportaron haber hallado fósiles de marlines, tortugas y caballos.

"Nunca esperamos encontrar aquí un camello", dijo Carlos Jaramillo, del Instituto Smithsonian y coautor del artículo en la gaceta. "Realmente es una sorpresa".

Los científicos creen que los animales, que tenían dientes similares a los de los cocodrilos, posiblemente medían un metro (tres pies) de altura. "Eran como perros pequeños", indicó Jaramillo.

Los investigadores creen que los camellos, Aguascalientia panamaensis y Aguascalientia minuta, posiblemente utilizaron sus afilados dientes para masticar follaje exuberante y fruta.

El hallazgo está despertando dudas sobre hace cuánto tiempo se creó el istmo y el descubrimiento de un fósil de mamífero puede ayudar a los científicos a entender mejor qué sucedió cuando las Américas del Norte y el Sur finalmente se conectaron.

Geólogos y paleontólogos han seguido las huellas de los trabajadores que están completando un proyecto de expansión a cinco años en el canal valuado en 5.200 millones de dólares para que puedan navegar por él buques modernos de carga que son más grandes.

Las obras brindan una oportunidad única para que los investigadores excaven y preserven fósiles enterrados en el sedimento que normalmente es difícil de exponer por estar debajo de un extenso follaje tropical.

Aunque es un país relativamente pequeño, Panamá tiene gran importancia científica porque sirve como el puente terrestre que une al continente. Cuando se creó esta puerta entre los continentes, hubo un cambio global en los mares: los océanos Pacífico y Atlántico se separaron y comenzó un gran intercambio de animales, llevando a algunas especies a la extinción y otras a adaptarse.

Los científicos pensaron durante mucho tiempo que el istmo se creó hace 3,5 millones de años, pero ahora han descubierto especies de camellos que vivieron en el área unos 17 millones de años antes.