Por primera ocasión se interpusieron cargos por abusos supuestamente cometidos por representantes del gobierno durante la dictadura militar de 20 años, anunciaron fiscales federales brasileños.

Mediante una conferencia de prensa en la capital, Brasilia, los fiscales anunciaron que interpondrían cinco cargos por secuestro el miércoles en contra de Sebastiao de Moura, un militar retirado involucrado en la represión contra el movimiento guerrillero de izquierda Araguaia. El grupo comunista rural fue vapuleado por las fuerzas del gobierno entre 1972 y 1975 — 62 miembros de este grupo desaparecieron.

un juez federal revisará los cargos y determinará si el caso debe ir a juicio o no.

"Esta es una noticia tremenda para las familias que perdieron a sus seres queridos durante la brutal represión que siguió del golpe militar de 1964", dijo en un comunicado Jose Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división de las Américas de Human Rights Watch. "Un cuarto de siglo después de la transición brasileña a la democracia, aún esperan justicia".

En 2010, la Corte interamericana de Derechos Humanos responsabilizó al gobierno brasileño de las desapariciones forzadas de 62 supuestos miembros del movimiento guerrillero de Araguaia.

Los fiscales dijeron que podrían presentarse otros cargos en contra de Moura y otros, en la medida en que la investigación sobre los crímenes en contra de los milicianos de Araguaia avance.

"Cuando sea posible probar sin lugar a dudas que ocurrió un crimen y que un individuo es responsable, se realizarán estas acciones legales", dijo el fiscal Sergio Suiama.

Las leyes de amnistía de 1979 en Brasil prohíben acusaciones por crímenes de índole político que hayan sido cometidos durante el régimen militar de 1964 a 1985.

Sin embargo, los fiscales argumentaron que los secuestros y el ocultamiento de cuerpos para que las víctimas nunca fueran encontradas son "crímenes permanentes". Dado que esos crímenes siguen en el presente, caen fuera del período de 1961 a 1979 que cubren las leyes de amnistía, dijo el fiscal federal Tiago Rabelo.

Rabelo dijo que hay prueba material, como reportes de la época y registros históricos que muestran que Moura participó en los secuestros. Asimismo, también hay muchos testigos, agregó.

En caso de que los cargos se interpongan y Moura sea encontrado culpable, podría enfrentar hasta 40 años de prisión.