El ministro brasileño del deporte reiteró a la FIFA que el gobierno sigue comprometido con la aprobación a la venta de alcohol en los estadios sede de la Copa Mundial, aun cuando el Congreso está dividido sobre el tema.

Aldo Rebelo difundió un comunicado en el que se esclarece la posición de Brasil pocas horas después de que los legisladores dieron a entender que retirarían el texto sobre venta de alcohol de un proyecto de ley que regula la Copa Mundial. La votación sobre la iniciativa se postergó debido a que no se había llegado a un acuerdo.

El líder de la cámara baja Arlindo Chinaglia aludió a que esa sección podría ser eliminada porque Brasil nunca se comprometió con la FIFA a permitir la venta de bebidas alcohólicas.

Pero el comunicado de Rebelo emitido el miércoles decía lo contrario, y aseguraba a la FIFA que el gobierno no dará marcha atrás al respecto.

"El gobierno federal clarifica que el compromiso con la FIFA con relación a la venta de alimentos y bebidas dentro de los estadios y otras sedes durante la Copa Mundial es parte de la iniciativa de ley enviada originalmente al Congreso nacional", dijo Rebelo.

El tema es importante para la FIFA porque Budweiser es un importante patrocinador del Mundial de fútbol.

La venta de alcohol en los estadios está prohibida actualmente por la ley, pero la FIFA dijo que Brasil acordó una reforma cuando fue elegido como sede del Mundial en el 2007.

Chinaglia dijo que "había algunas dudas sobre si existía el compromiso con la FIFA.

Rebelo difundió el comunicado inmediatamente después que se aplazó la votación sobre la iniciativa y que los legisladores insinuaron que el gobierno cambiaría su postura.

La iniciativa permite la venta de bebidas alcohólicas en las sedes de la Copa Mundial y de la Copa Confederaciones, pero primero debe ser aprobada por ambas cámaras del Congreso y luego promulgada por la presidenta Dilma Rousseff. La votación en la cámara baja se prevé para la próxima semana.

El gobierno ha dicho que hay suficiente apoyo para aprobar el proyecto de ley, el cual da a la FIFA las garantías financieras y legales necesarias para organizar el Mundial.

La iniciativa ha causado polémica en Brasil porque sus detractores dicen que le da demasiado poder a la FIFA. También establece reglas para descuentos en entradas, violaciones a derechos de marca, derechos comerciales y responsabilidad por problemas de seguridad, entre otras cosas.

___

Tales Azzoni está en Twitter como: http://twitter.com/tazzoni