Decenas de inmigrantes sin papeles vieron peligrar su empleo después de que un enorme centro de distribución de alimentos informara que no aceptará las matrículas consulares o pasaportes extranjeros como documentación válida para renovar el carnet de identificación que les permite entrar a las instalaciones.

El mercado de abastecimiento de Hunts Point, en el condado del Bronx, en Nueva York, informó el miércoles a los trabajadores que están renovando sus credenciales de identificación que es requisito presentar pasaportes con un sello oficial de entrada a Estados Unidos.

La nueva política afecta al menos a 350 mexicanos y decenas de ecuatorianos, salvadoreños y dominicanos que trabajan en la terminal por las noches cargando cajas llenas de alimentos en camiones, dijeron los inmigrantes.

Todos ellos viven sin autorización para residir en Estados Unidos y cuentan con documentos expedidos por sus países o consulados en Estados Unidos. Algunos de ellos ni siquiera cuentan con eso, explicaron los propios inmigrantes.

Los hispanos que trabajan en el centro empiezan a las 10 de la noche y terminan por la mañana, pagando tres dólares a Hunts Point cada vez que entran en el recinto. Los inmigrantes trabajan para empresas que compran los alimentos a la distribuidora. Suelen cobrar entre 80 y 100 dólares al día. Renovar su tarjeta de identificación de Hunts Point cada año les cuesta 20 dólares, dijeron.

"Estamos nerviosos", dijo Jesús Martínez, nacido en Puebla, México, y quien lleva cinco años trabajando en Hunts Point. "Estamos ahí que podemos quedarnos sin trabajo. Yo sólo tengo pasaporte mexicano. Estoy esperando a ver que pasa".

El centro de distribución de carne, vegetales y pescado — uno de los mayores del mundo — ha pedido ahora a los inmigrantes que obtengan números de identificación fiscal, dijeron los hispanos. No es necesario vivir legalmente en Estados Unidos para obtener esa identificación pero el trámite tarda al menos cuatro semanas en ser completado.

"Ese proceso se demora mucho", dijo Israel Juárez, otro mexicano nacido en Puebla que lleva 14 años trabajando en Hunts Point. "Nunca nos había pasado esto".

Myra Gordon, directora ejecutiva del mercado, respondió que el problema está siendo estudiado por los abogados del centro de distribución.

"Aún no hemos tomado ninguna determinación al respecto", dijo a la AP.

La directora agregó que se aceptarán matrículas consulares y pasaportes sólo "a corto plazo", mientras el tema es analizado.

El cónsul mexicano en Nueva York, Carlos Sada, dijo el lunes que está enterado de la situación que sufren los mexicanos en el mercado. El consulado ha contactado a los administradores de Hunts Point para poder explicarles que la matrícula consular es un documento oficial que ratifica la identidad de su portador.

"Uno de sus múltiples usos es precisamente probar la identidad de su persona con el objeto de obtener servicios o cumplir con requisitos de identificación para acceder a sus lugares de trabajo," dijo Sada a la AP.

________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens