Vincenzo Nibali se convirtió en el tercer italiano que gana la Tirreno-Adriático en los cuatro últimos años al superar el martes al estadounidense Chris Horner en la última etapa de la carrera.

Nibali terminó noveno en la contrarreloj individual de 9,3 kilómetros y en la clasificación general logró tiempo de 29 horas, 38 minutos, 8 segundos, para superar por 14 segundos a Horner.

"Estoy muy contento, fue una gran actuación", señaló Nibali. "Fue una gran contrarreloj, aunque había un fuerte viento en contra que me movía el neumático delantero. Tuve que ir tocando el freno".

"Ahora me concentraré en la Milano-San Remo del sábado. Luego tengo en planes el Tour de Francia, también porque este año no estará (Alberto) Contador así que podría lograr algo importante".

Nibali, campeón de la Vuelta a España en 2010, estaba a seis segundos de Horner y a un segundo de Roman Kreuziger al comienzo de la séptima y última etapa.

El suizo Fabian Cancellara ganó la etapa con tiempo de 10:36, seguido por el italiano Daniele Bennati a 12 segundos.