El grupo de estudio de mercado IDC aumentó el martes su pronóstico sobre el suministro de tabletas para este año, luego que el 2011 terminó más fuerte de lo que había esperado.

IDC, que se especializa en los mercados de la tecnología de la información y las telecomunicaciones, indicó que ahora espera que se envíen 106 millones tabletas a todo el mundo en el 2012, un considerable incremento respecto de su pronóstico anterior, cercano a los 88 millones de unidades. La nueva cifra representa un alza de 54% de las cerca de 69 millones de consignaciones de 2011.

La presentación en noviembre del económico modelo Kindle Fire de Amazon.com Inc., que cuenta con una versión modificada del sistema operativo Android de Google, ayudó a aumentar la cifra de 2011, señaló IDC.

Tom Mainelli, director de investigaciones de IDC para dispositivos de conexión móvil, dijo que inicialmente esperaba que el Fire afectara las ventas de otras tabletas con Android sin causar mucho impacto para el iPad de Apple. En vez de eso, tanto el Fire como el iPad registraron buenas ventas, al igual que el resto de las tabletas.

"Tal parece que toda la atención que recibió el lanzamiento del Fire aumentó el interés por las tabletas en general, y un gran número de vendedores se benefició de este creciente interés", dijo.

Durante el último trimestre, Apple vendió 15,4 millones de iPads, más del doble de los 7,3 millones que facturó un año antes. IDC señaló que entre todos los fabricantes suministraron 28,2 millones de tabletas en los últimos tres meses de 2011, aproximadamente 2,5 veces el número de unidades de un año antes.

Los 68,7 millones de tabletas embarcadas en 2011 representan un incremento del 9% del pronóstico de 63,3 millones publicado previamente por IDC y es casi 3,5 veces superior a los 19,4 millones que se alcanzaron en 2010.

La cifra es relativamente baja en comparación con las más de 350 millones de computadoras personales suministradas en 2011. Dicha cantidad podría haber sido mayor de no haberse presentado la escasez de discos duros, resultado de las fuertes inundaciones en los centros de fabricación en Tailandia.