El aspirante a la candidatura presidencial republicana Newt Gingrich dice que planea seguir su campaña hasta la convención partidista en agosto, aunque sus probabilidades dependen en gran medida de los resultados de las primarias del martes en Alabama y Misisipí.

El ex titular de la Cámara de Representantes confía en su desempeño en el sur que ya le ha dado victorias en Carolina del Sur y Georgia, estado que representó en el Congreso durante veinte años. Pero para su campaña en apuros es vital ganar las dos elecciones del martes.

Gingrich se presentaba el martes en la cámara de comercio de Alabama y el zoológico de Birmingham. En esta ciudad efectúa una reunión partidista antes de viajar a Chicago. El 20 de marzo será la primaria en Illinois.

Las encuestas anticipan una puja reñida entre Gingrich, Mitt Romney y Rick Santorum en los dos estados donde se vota el martes.

En un mensaje al Foro Presidencial Republicano de Alabama en Birmingham el jueves, Gingrich rogó a los votantes que lo apoyaran.

"He permanecido en esta carrera por dos motivos", afirmó. "No creo que los otros dos candidatos puedan derrotar al presidente Obama. Tenemos que ganar por principios con una agenda suficientemente amplia y con suficiente impulso para hacer un cambio decisivo en Washington".