Estados Unidos, la Unión Europea y Japón interpusieron demandas el martes ante la Organización Mundial de Comercio, aduciendo que China está limitando su exportación de minerales raros, vitales para la producción de componentes tecnológicos.

China controla el suministro mundial de 17 minerales raros que son esenciales para la producción de artículos de alta tecnología, incluso automóviles híbridos, armas, pantallas planas de televisión, teléfonos móviles, luces a vapor de mercurio y lentes de cámaras.

Pero China ha reducido sus cuotas de exportación de estos minerales en los últimos años para hacer frente a la creciente demanda interna, aunque el gobierno también cita preocupaciones ambientales como el motivo de las restricciones.

Funcionarios de la industria estadounidense consideran que se trata de una práctica comercial injusta que atenta contra las reglas establecidas por la OMC, una organización que incluye a China entre sus miembros.

El comisionado de comercio de la Unión Europea, Karel De Gucht, dijo que las cuotas de exportación y gravámenes de exportación chinos dan a las empresas chinas una ventaja competitiva injusta.

"Estas medidas perjudican a nuestros productores y consumidores en UE y en el mundo", afirmó De Gucht.

El presidente estadounidense Barack Obama presentaba el martes la queja de su país. Es parte del esfuerzo de Obama por contrarrestar lo que considera prácticas comerciales injustas de China. Altos funcionarios en Washington dijeron que las restricciones chinas a la exportación otorgan ventaja competitiva a las empresas de ese país, dándoles acceso a más de esos materiales a menor precio y forzando a la vez a las firmas norteamericanas a arreglarse con un suministro menor y más costoso.

Las tres demandas separadas pero coordinadas ante la OMC tienen el carácter de consulta para la satisfacción de disputas, el primer paso en una demanda ante la OMC. Si no se acuerda una resolución después de 60 días, la disputa puede pasar a un panel de la OMC para su fallo. Al final del proceso, dependiendo del resultado, podría haber sanciones a China.

Además de los minerales raros, las demandas abarcan el tungsteno, un metal pesado, y el molibdeno, un elemento metálico utilizado para la fabricación de distintos tipos de acero y otras industrias.

Anticipándose a las demandas, China justificó el martes sus controles a la producción de minerales raros como una medida ambiental.