Organizaciones medioambientales criticaron 3l martes al subsecretario de Pesca por autorizar la captura de 92 lobos marinos para su exhibición.

El gerente de Comunicaciones de la Sociedad Mundial para la Protección Animal, Ricardo Jiménez, afirmó que "la captura de estos animales para exhibición es igual de cruel a la matanza, porque los condena a una vida de encierro y a tener que hacer piruetas por comida".

Agregó que "los lobos marinos de Chile pertenecen a sus aguas y no a jaulas o piscinas en el extranjero".

Mantenerlos en cautiverio no permite a las personas conocer a esta especie sino más bien los lleva a aceptar su encierro, añadió.

El subsecretario de Pesca Pablo Galilea dijo en un comunicado que en Chile unos 80.000 pescadores artesanales se quejan de que los lobos marinos afectan su actividad, "por lo que esto se ha transformado en un problema social, y el permiso otorgado es una de las herramientas con que contamos para minimizar el impacto (en la pesca artesanal)".

El subsecretario agregó que la captura de animales para exhibición, y de los 92 lobos marinos en particular, "es la práctica que permite que las poblaciones urbanas conozcan de cerca especies que de otra forma nunca podrían ver y de ninguna manera debe ser confundida con caza o matanza".

El Centro Ecocéanos, una organización no gubernamental dedicada a la protección de la vida marina, se sumó a las críticas y señaló que Galilea "le está haciendo daño a la imagen internacional de Chile, pues apoya que nuestro país pase a formar parte de las cuestionadas naciones que participan en el tráfico internacional de especies silvestres".

A comienzos de mes el empresario uruguayo Guillermo Rodríguez se hizo eco de la campaña internacional "SOS Lobos Marinos" y rechazó capturar casi un centenar de estos mamíferos en las aguas del norte chileno, a pesar de contar con la autorización de la subsecretaría que encabeza Galilea.