El cardenal Jaime Ortega informará a la población cubana a través de la televisión estatal sobre la visita del Papa Benedicto XVI, quien viajará a finales de marzo a la isla.

La presentación del sacerdote es inusual en la televisión isleña, de corte estatal y a la cual la institución religiosa demanda acceso de manera sistemática.

La transmisión televisiva contendrá un mensaje de Ortega sobre la próxima visita del Santo Padre Benedicto XVI.

La semana próxima el espacio será para el arzobispo de Santiago de Cuba Dionisio García Ibáñez, ciudad también visitada por el Papa.

Benedicto XVI arribará procedente de México a Santiago de Cuba el 26 de marzo y luego se trasladará a La Habana hasta el 28 de marzo, cuando regresará al Vaticano.

"Creo que es una magnífica oportunidad que el cardenal Jaime Ortega y el arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García Ibáñez, puedan acceder a la televisión nacional", dijo a la AP el vocero de la Iglesia Orlando Márquez.

Márquez reconoció que en los últimos días los medios informaron bastante sobre la visita "pero hay una singularidad en el mensaje que viene propiamente de la iglesia, de los pastores, eso es lo que los fieles y el pueblo también esperan", comentó el vocero.

"Esperamos que continúen (los accesos) en los momentos necesarios aún después de la visita del Papa", agregó Márquez.

Los medios de comunicación en Cuba son estatales y no se comercializan sus espacios.

Desde que la iglesia y las autoridades comenzaron a normalizar sus relaciones en la década de los 90, la institución religiosa reclama acceso a la prensa y a la televisión.

En los últimos años se incrementaron los comunicados de sacerdotes en la pantalla chica en algunas fechas claves como Navidad o recientemente durante la procesión nacional de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, cuya clausura en esta capital fue transmitida íntegramente por la pantalla chica.