El banco central de Japón concedió un año adicional a las empresas de las zonas asoladas por el desastre para que salden sus deudas y aumentará el dinero disponible para créditos a fin de estimular el crecimiento.

En una reunión de su comisión de política monetaria, que concluyó el martes, el Banco de Japón mantuvo su tasa de interés de referencia sin variación entre cero y 0,1%.

La institución incrementó en dos billones de yenes (24.000 millones de dólares) su "mecanismo de financiación para el apoyo del crecimiento", cuyo total de recursos quedó en 5,5 billones de yenes (67.000 millones de dólares).

El sismo y tsunami del 11 de marzo de 2011, que causó una crisis nuclear en el nordeste de Japón, asestó un revés a la recuperación de Japón tras la recesión que siguió al marasmo financiero global.

El banco central amplió al 30 de abril de 2014 la fecha del pago de deudas a las compañías ubicadas en la zona de desastre.