Un supuesto miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia se declaró el lunes inocente de haber tomado como rehenes a tres estadounidenses cuyo avión monomotor hizo un aterrizaje forzoso en un área montañosa de Colombia en el 2003.

Extraditado a Estados Unidos durante el fin de semana, Alexander Beltrán Herrera, de 35 años, enfrenta la acusación de toma de rehenes y otros cargos relacionados con el terrorismo por el incidente.

El gobierno estadounidense dice que otros dos ocupantes del avión fueron asesinados en el lugar de los hechos por miembros de las FARC, organización que libra desde 1964 una lucha armada para derrocar el gobierno colombiano.

El abogado de Herrera designado por el tribunal, John Machado, presentó la declaración de inocencia en nombre de su representado el lunes. Herrera, un hombre bajo y delgado, escuchó el procedimiento por medio de un intérprete.

Seguirá encarcelado por lo menos hasta el 4 de mayo, cuando se efectuará una conferencia sobre su caso. Herrera, uno de 18 miembros de las FARC instruido de cargos, enfrenta una posible sentencia de prisión perpetua si es hallado culpable de todos los cargos.

Los contratistas de defensa Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes efectuaban una vigilancia aérea antinarcóticos en el sur de Colombia cuando su avión tuvo que aterrizar de emergencia al pie de una montaña y fueron tomados cautivos. Los tres fueron rescatados por las fuerzas militares colombianas en el 2008 después de más de cinco años en cautiverio.

En el 2009 fueron condecorados con la Medalla de la Defensa de la Libertad, equivalente civil de la Purple Heart para los militares.

El fiscal asistente Fernando Campoamar Sánchez dijo al juez Royce Lamberth que Herrera fue personalmente responsable de los tres rehenes durante parte de su cautiverio.

______

El reportero de Associated Press Pete Yost contribuyó a este despacho.