El presunto líder del llamado Cartel de Jalisco Nueva Generación, capturado el viernes, inició en 2010 una sangrienta lucha contra grupos rivales como parte de una estrategia de expansión con el envío de células a otros estados, una de las cuales fue responsabilizada de la masacre de 35 personas en Veracruz en 2011, según autoridades militares.

Erick Valencia Salazar, alias "El 85" y presunto líder del Cartel de Jalisco Nueva Generación, fue detenido en la ciudad occidental de Guadalajara en medio de una operación militar que también permitió la captura de dos de sus presuntos colaboradores y la incautación de un arsenal que incluía 37 armas largas, seis cortas.

Valencia y los otros dos detenidos fueron presentados el lunes ante la prensa. Nueva Generación es un grupo que autoridades han asociado con el poderoso cartel de Sinaloa, encabezado presuntamente por Joaquín "El Chapo" Guzmán, y que surgió en el estado occidental de Jalisco.

El vocero de la Secretaría de la Defensa Nacional, general Ricardo Trevilla, dijo a la prensa que tras la muerte en 2010 de Ignacio "Nacho" Coronel, considerado hasta entonces el tercero en jerarquía del Cartel de Sinaloa, surgieron dos grupos: Jalisco Nueva Generación y La Resistencia.

Dijo que Valencia asumió el liderazgo del Cartel de Jalisco Nueva Generación y comenzó a enfrentar a La Resistencia y Los Zetas.

Bajo su mando, el grupo se extendió hacia estados como Michoacán, Morelos, Guerrero y Veracruz, en ocasiones bajo la denominación de "Matazetas".

Trevilla dijo que la principal acción que realizó en Veracruz "fue su incursión... en septiembre del 2011, donde se les responsabiliza de la ejecución de 35 personas".

El 20 de septiembre, hombres armados arrojaron a plena luz del día 35 cadáveres debajo de un puente y casi enfrente de un centro comercial de Boca del Río, en la zona metropolitana del puerto de Veracruz. En el lugar fueron dejados mensajes en los que se señalaba que las víctimas eran miembros de Los Zetas.

El vocero de la Sedena señaló que el grupo de Valencia también tomó el control de parte de la ruta del narcotráfico en el Pacífico, sobre todo en el puerto de Manzanillo, desde donde coordinaba la recepción de cocaína y efedrina procedentes de Colombia y China.

La captura de Valencia el viernes en Jalisco desató una serie de bloqueos y el incendio de 25 vehículos en las inmediaciones de la ciudad occidental de Guadalajara.

El gobierno de Jalisco, cuya capital es Guadalajara, señaló que los presuntos criminales incendiaron 25 vehículos, incluidos autobuses y trailers, en 16 lugares distintos.

Guadalajara es la segunda ciudad más grande de México y se localiza a unos 500 kilómetros al noroeste de la capital del país.