Las autoridades iraníes cancelaron una ceremonia el lunes en honor al director ganador del Oscar de esta nación aunque el gobierno había festejado su victoria como un triunfo sobre un competidor israelí.

El evento para Asghar Farhadi, cuyo filme "La separación" se alzó con el Premio de la Academia a la mejor cinta de lengua extranjera el mes pasado, fue abruptamente descartado luego que las autoridades negaron un permiso necesario, según la agencia de noticias semioficial Ilna.

No se proporcionaron detalles sobre la razón por la cual se habría negado un permiso, pero algunos iraníes conservadores estaban molestos por los temas que aborda la película: la agitación local, la desigualdad de géneros y el deseo de muchos de irse del país.

Ilna dijo que dos grupos, el Centro de Directores de Cine Iraní y el Alto Consejo de Productores de Cine Iraní, emitieron un comunicado criticando la cancelación. Todos los eventos públicos en Irán deben ser antes aprobados por el gobierno.

"Nuestra intención era tener una reunión simple y amistosa para decirle 'gracias' por su gran logro para Irán y el cine iraní, pero los custodios culturales no nos permitieron hacerlo", dice el comunicado, dirigiéndose a Farhadi. "Lo lamentamos profundamente"

Farhadi no emitió una respuesta de inmediato.

Irán había acogido el Oscar de Farhadi cuando su película se impuso sobre otros cuatro filmes que incluían uno israelí, describiéndolo como una conquista para la cultura iraní y un golpe para la percibida influencia de Israel en Estados Unidos.

Pero los iraníes de línea dura también se enfurecieron porque la cinta ventila los problemas en la sociedad iraní a través de la historia de una pareja cuyo matrimonio se derrumba.

Las autoridades han mantenido una relación incómoda con los cineastas del país y clérigos influyentes han denunciado a menudo el cine doméstico como uno dominado por liberales contaminados por Occidente y disidentes políticos. Algunos directores y actores han enfrentado arrestos o escapado del país.

En enero, las autoridades ordenaron el cierre de la Casa del Cine, un grupo de cine independiente que había operado por 20 años y cuyos miembros incluían a los más importantes cineastas de Irán, entre ellos Farhadi.

El año pasado, el realizador Jafar Panahi, laureado en Cannes, Venecia y otros prestigiosos festivales, fue sentenciado a seis años de arresto domiciliario y 20 años de prohibición para filmar tras haber sido condenado de "hacer propaganda" contra el sistema gobernante iraní.