Un grupo de derechos humanos entabló el lunes una demanda legal contra el gobierno británico por presuntamente prestar ayuda de inteligencia para la realización de los ataques encubiertos de aviones no tripulados de Estados Unidos en Pakistán.

El grupo de caridad Reprieve, con sede en Londres, y la firma de abogados Leigh Day & Co. presentaron el lunes la demanda en el Tribunal Superior alegando que personal civil de la agencia de escuchas electrónicas británica GCHQ, podría ser responsable como "parte secundaria para cometer homicidio" por ayudar a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en dirigir su programa de ataques con aviones no tripulados.

Indicaron que reportes creíbles insinuaban que las agencias de espionaje británico dieron información sobre la situación de los milicianos a la CIA.

El grupo de caridad y la firma legal representan a Noor Khan, de 27 años, cuyo padre murió en un ataque no tripulado en el noroeste de Pakistán en marzo del 2011, mientras asistía a una reunión con los ancianos de su comunidad.