El déficit presupuestal de Estados Unidos fue ligeramente menor en los primeros cinco meses del año fiscal que en el año anterior. Pero aun así, sigue encaminado a superar el billón de dólares por cuarto año consecutivo, lo que podría incidir en la elección presidencial en noviembre.

El Departamento del Tesoro dijo el lunes que el déficit aumentó en 232.000 millones de dólares en febrero. Ese incremento lleva el total de los primeros cinco meses del año fiscal a 581.000 millones de dólares, 9% menos que en el mismo período del año fiscal 2011.

El gobierno de Barack Obama prevé que el déficit alcanzará 1,3 billones de dólares cuando el año fiscal concluya el 30 de septiembre, lo que casi igualará el déficit del año anterior. El gobierno tuvo un déficit récord de 1,41 billones de dólares en 2009 y de 1,29 billones en 2010.

El déficit fue ligeramente menor en parte debido a que el gobierno recibió más en impuestos de corporaciones.

Y fue todavía menor después que el gobierno pagó en febrero más dinero en devolución de impuestos. Febrero es típicamente un mes de muchas devoluciones.

Los déficits récord han suscitado críticas públicas y los republicanos tratan de aprovecharlo en su campaña electoral.

El gobierno tuvo su último superávit en el 2001. Pero los déficits crecieron cuando el presidente George W. Bush recibió aprobación para reducir impuestos, promovió un programa de asistencia de fármacos para ancianos y lanzó las invasiones de Irak y Afganistán.

El déficit alcanzó 458.000 millones de dólares durante el último año de Bush en el gobierno.