Brasil anunció el lunes una nueva acción para frenar la valorización de la moneda local, el real, frente al dólar estadounidense, al aumentar el plazo mínimo de cobro del impuesto sobre operaciones financieras en préstamos captados por bancos locales en instituciones del exterior.

El Ministerio de Hacienda indicó en un comunicado que el plazo mínimo de cobro fue ampliado de tres a cinco años para captaciones en el mercado externo, como una forma de contener la entrada de dólares que ha presionado la depreciación de la moneda norteamericana. El impuesto sobre operaciones financieras, IOF, se mantuvo en 6%.

Se trata de "una medida para reforzar la decisión de reducir el flujo de capital especulativo que entra al país para obtener ganancias con la diferencia entre los intereses practicados en los países avanzados y la tasa básica de intereses brasileña", según el comunicado.

La tasa básica de intereses Selic, de Brasil, está actualmente en 9,75% anual.

La semana pasada, el gobierno extendió de dos a tres años el plazo de incidencia del IOF sobre captaciones financieras en el exterior. Con ello, préstamos obtenidos por entidades financieras brasileñas en el mercado externo deberán pagar el IOF de 6% por captaciones obtenidas por un plazo de hasta tres años, y no dos años como era el límite anterior.

Tales acciones apunta a frenar la entrada de dólares que ha provocado la valorización del real, la cual llegó a ser de más de 10% en lo que va del año.