El estadio de Chacarita Juniors fue clausurado el lunes por tiempo indefinido a raíz de incidentes generados un día antes por fanáticos del club en un partido con Atlanta, con un saldo de una decena de heridos y dos patrulleros policiales incendiados.

El ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, donde tiene su estadio Chacarita, dispuso que ese club de la segunda división deberá jugar a puertas cerradas sus partidos de local.

Un comunicado de ese ministerio agregó que, además, los hinchas de Chacarita no podrán asistir a los partidos que ese equipo juegue en territorio de la provincia de Buenos Aires.

No se especificó por cuanto tiempo tendrán vigencia esas medidas.

Chacarita actúa en la Primera B Nacional, un campeonato en el que River Plate es escolta de Instituto.

Chacarita y Atlanta igualaron 1-1 y tras el partido, fanáticos del "Funebrero" atacaron a allegados de los visitantes e incendiaron dos patrulleros. Diez personas resultaron heridas y otras tantas detenidas.

Un dirigente de Atlanta, Marcelo Santoro, recibió un piedrazo en la cabeza y fue hospitalizado con traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento, según dijo ese club.

El partido se jugó sin público visitante, con excepción de los futbolistas que no actuaron en el encuentro, familiares del plantel, dirigentes y periodistas.