El italiano Vincenzo Nibali consiguió el domingo la victoria en la etapa más dura de la carrera Tirreno-Adriático al completar una impresionante fuga con una escalada en la meta.

Chris Horner, un estadounidense de 40 años, quedó como nuevo líder de la carrera que dura una semana.

Luego de un ataque inicial de Horner, Nibali exhibió su fuerza a cuatro kilómetros de la meta y se despegó del pelotón de cinco corredores que le seguía.

Nibali empleó 5 horas, 46 minutos y 33 segundos en el tramo de 196 kilómetros entre Martinsicuro y Prati di Tivo, una estación de esquí en el centro de Italia.

El checo Roman Kreuziger entró segundo, con un retraso de 16 segundos. Horner lo hizo tercero con el mismo tiempo.

En la clasificación general, cuando faltan dos etapas, Horner aventaja por cinco segundos a Kreuziger.