El presidente Sebastián Piñera conmemoró el domingo el segundo año en el poder en medio de múltiples demandas sociales y con una región completa rebelada hace un mes.

Con un acto en la cumbre del cerro Santa Lucía en pleno centro de esta capital, dos ministros de Piñera destacaron algunos logros del gobierno.

Antes de retirarse del lugar el mandatario resumió ante los periodistas los avances de su gobierno, como el crecimiento de la economía de 6,2% en 2011, la creación de 660.000 empleos, la ampliación de la licencia por maternidad a seis meses y la inscripción obligatoria de 4,5 millones de chilenos cuyo voto, sin embargo, será voluntario.

Pero cuando le preguntaron sobre la situación de la rebelde región de Aysén, Piñera se dio media vuelta y se marchó.

La popularidad de Piñera se mantuvo en febrero en 33% porque públicamente el mandatario se ha mantenido distanciado de las protestas de la aislada región de Aysén, 1.680 kilómetros al sur de Santiago, según la consultora Adimark, proclive al gobierno.

Las protestas de Aysén empezaron casi un mes atrás con un petitorio de 10 puntos encabezado por una rebaja en los precios de los combustibles, que además de la gasolina y el gas incluyen la leña, vital para una zona donde llueve la mayor parte del año y las temperaturas son muy bajas.

Los dirigentes del Movimiento Social por Aysén demandan una rebaja promedio de un 20% en los combustibles, pero la oferta oficial es mucho menor. El negociador oficial, el ministro de Energía Rodrigo Alvarez, dijo que algunas demandas "son desmedidas".

Los dirigentes sociales están conteniendo a la población para que no retome los caminos e impida el abastecimiento de alimentos y combustibles como un mecanismo para obligar al gobierno a negociar.

En tanto en la región de Magallanes, 3.200 kilómetros al sur de la capital chilena, la Asamblea Ciudadana amenazó con reanudar las protestas que hace un año paralizaron la ciudad si no se rebaja el precio del gas, punto al que se comprometió Piñera a comienzos de 2011.

El gobierno envió al Congreso un proyecto para subsidiar el gas, pero está lejos de convertirse en ley.

En Calama, 1.570 kilómetros al norte, la ciudadanía liderada por su alcalde Esteban Velásquez exige que parte de las millonarias ganancias de las mineras se queden en la región de Antofagasta. Dieron plazo hasta fin de mes para el inicio de las negociaciones.

Gabriel Boric, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, dijo el lunes que este año no se repetirán los siete meses de paralización de 2011 pero que en abril informarán sobre las nuevas modalidades de protesta para exigir una educación gratuita y de calidad.

Boric anticipó que no entregarán la solución de sus problemas a los políticos ni van a "parlamentarizar el conflicto".

El 28 de octubre se realizarán elecciones de alcaldes en las 345 municipalidades chilenas. Esta será la primera medición en las urnas del gobierno y de la oposición de centroizquierda, cuya aprobación alcanza sólo 18%, y un anticipo de los comicios presidenciales y parlamentarios de noviembre de 2013.