Ciberdetectives aficionados han estado a la caza de software malicioso, creando firewalls y rechazando ataques en una serie de simulacros auspiciados en parte por una agencia británica de espionaje.

La mujer responsable de los segundos simulacros anuales Cyber Security Challenge dice que el evento busca atraer talento hacia el sector de defensa electrónica en el país.

Judy Baker dice que la expansión en las labores de seguridad en la internet fue amenazada por una escasez de personal calificado y que la competencia busca atraer más personas al sector.

Al igual que otros países, Gran Bretaña ha estado expandiendo activamente sus capacidades de ciberseguridad, equipando a sus servicios policiales con centros especializados y canalizando millones de libras hacia agencias centradas en la tecnología, como la gubernamental GCHQ, que se especializa en espionaje y seguridad electrónica.