Los republicanos no parecen estar beneficiándose del malestar que hay entre los hispanos con las promesas incumplidas del presidente Barack Obama en cuanto a la reforma a las leyes de inmigración y, de hecho, da la impresión de que ven cada vez más distante el voto de esa comunidad.

"Durante su campaña los candidatos republicanos han utilizado lenguaje lleno de odio, hablando de 'bebés ancla', autodeportación, muro electrificado", manifestó Margaret Morán, presidenta nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés). "Para los latinos esto es decepcionante y seguro ha tenido un gran impacto en la participación de los hispanos en las elecciones primarias".

"Probablemente esta retórica les funcione con la mayoría de miembros de su partido, pero les va a costar el voto latino", advirtió Morán luego de la votación del Súper Martes, que confirmó el favoritismo de dos "duros" en el tema de inmigración, Mitt Romney y Rick Santorum, para conseguir la nominación republicana para las elecciones presidenciales.

Romney y Santorum son quienes tienen las propuestas más intransigentes hacia los inmigrantes que están en el país ilegalmente. Romney triunfó en seis estados el martes y sigue liderando las primarias. Sin embargo, aventajó por muy poco margen a Rick Santorum, que se alzó con tres estados. Newt Gingrich se llevó el restante.

La contienda continuará el sábado con asambleas partidarias en Kansas, las Islas Vírgenes, Wyoming, Guam y las Islas Marianas del Norte. El martes se votará en Misisipí, Hawai y Alabama, el estado que tiene las leyes más rígidas hacia la inmigración ilegal.

Muchos hispanos expresan frustración con Obama, quien apoyó una reforma integral a las leyes de inmigración pero tropezó con la férrea oposición republicana en el Congreso. El mandatario, por otro lado, tuvo que concentrarse en una feroz crisis económica que hizo que todo lo demás pasase a segundo plano, incluida la reforma.

"Los indocumentados han sido tratados de forma muy injusta por este gobierno", señaló la republicana Cristina Espinosa luego de votar en Atlanta. Añadió que durante el gobierno de Obama habían aumentado las deportaciones de hispanos y la hostilidad hacia quienes no tienen documentos.

Desde 2009, un año después de que Obama asumiera la presidencia, ha habido un promedio de 400.000 deportados por año, según el Departamento de Seguridad Nacional. No obstante, el año pasado el gobierno de Obama ordenó la revisión de unos 300.000 casos pendientes de deportación y solicitó al Servicio de Inmigración y Aduanas que le diese prioridad a las deportaciones de delincuentes o personas con antecedentes y evalúe cuidadosamente los casos de estudiantes, padres de niños estadounidenses y ancianos.

"El presidente Obama prometió un montón de cosas a los latinos y no las ha cumplido", afirmó Jerry González, director ejecutivo de la Asociación de Funcionarios Electos Latinos de Georgia (GALEO, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que busca incrementar la participación cívica de los hispanos.

"Este es un momento clave para los votantes latinos. Es el momento de que voten por los candidatos que quieren cambiar el discurso migratorio", expresó Espinosa.

"Los latinos, pero sobre todo nosotros, los mexicoamericanos, que somos la mayoría, debemos tener claro que el tema migratorio es clave. En ese sentido ambos partidos están haciendo un pésimo trabajo", indicó Espinosa, de origen mexicano y miembro de Somos Republicans, una organización nacional que busca educar políticamente a los hispanos.

Acotó que para ella el candidato republicano que "mejores propuestas tiene" en el campo migratorio es Newt Gingrich.

Para resolver la situación de los millones de inmigrantes que viven ilegalmente en el país, Gingrich plantea que se le dé la residencia legal a quienes hayan vivido más de 25 años en el país, hayan pagado sus impuestos y tengan lazos lo suficientemente fuertes como para quedarse. La propuesta no contempla un camino a la ciudadanía y los aspirantes deberían pagar una multa y no tener antecedentes legales.

"Romney está confundiendo conservadurismo con odio", dijo Espinosa, quien fue codirectora de Latinos de Georgia por John McCain durante la campaña presidencial de 2008. Entre las propuestas de Romney figuran la de que los extranjeros sin papeles se "autodeporten" y no darle ayuda económica a los estudiantes que están en el país ilegalmente.

Las propuestas económicas de los candidatos republicanos tampoco despiertan entusiasmo entre los hispanos.

"Todavía no estoy muy convencido", declaró Mauricio Ochoa, residente en Atlanta, de padres colombianos, quien optó por no votar el martes pasado. "Para mí es muy importante la cuestión económica y el mejor candidato en ese sentido es Mitt Romney porque tiene más experiencia. Pero no hay nada interesante en su personalidad".

"Los otros candidatos, su experiencia es más política. Gente como (Rick) Santorum y Newt Gingrich dicen cosas provocativas, pero no son presidenciales", agregó.

Rodolfo Ruiz dijo que la razón que lo llevó a votar el martes en las primarias republicanas es su desilusión con Obama. "Voté porque la actual presidencia ha tenido un impacto directo en mi vida y en la de mi familia. Esperaba más de Obama y no lo veo como un líder", declaró el guatemalteco.

Ruiz explicó que la reforma al sistema de salud implementada por Obama, que aumentó la cobertura médica y cambió ciertas reglas para los proveedores de servicios de salud, afectó negativamente el negocio de su padre.

La impresión dominante tras las votación del Súper Martes es que ningún candidato republicano despierta fervor alguno entre los hispanos por más que Obama haya decepcionado al no poder sacar adelante la prometida reforma a las leyes de inmigración.

"Sea cual sea el candidato que gane, no voy a votar por él en (los comicios presidenciales de) noviembre", declaró la puertorriqueña Ilene Mier, quien no quiso votar por ninguno de los candidatos republicanos y se empadronó como independiente.

"No estoy de acuerdo con las ideas de ninguno de ellos, sobre todo en los temas que más me importan a mi: el derecho de la mujer a elegir lo que hace con su cuerpo, la situación económica del país y su posición sobre Israel como país", dijo Mier.

Marco López, quien vino de Colombia hace 12 años y vive en Ridgeland, Misisipí, donde habrá primarias el próximo martes, dice que apoya a Romney porque "es un empresario y sabe cómo dirigir, sabe cómo hacer dinero".

"El país es como una gran empresa. Espero que el próximo presidente sea un buen administrador", declaró López, quien es propietario de una taquería. "Obama habla lindo, pero no tiene experiencia tomando decisiones. No lo necesitamos más".

Maribel Hastings, analista de America's Voice, una organización que promueve una reforma migratoria integral, sostuvo que los hispanos "tienden a identificarse y a registrarse más como demócratas y por eso el porcentaje de latinos que participan en las primarias republicanas es bastante reducido en comparación con las primarias demócratas".

"Ni los mismos latinos republicanos han participado por la retórica que está usando el Partido Republicano. En uno de nuestros viajes un latino republicano me dijo que la retórica de los candidatos lo había ofendido y por eso no había votado. Aunque dijo que en las elecciones generales sí iba a votar", expresó Hastings. "Lo interesante será ver qué va a hacer el candidato republicano en las elecciones generales para atraer el voto latino. Lo que han hecho todos los candidatos en las primarias es atraer la base conservadora del partido, pero en el proceso han alejado el voto latino".

Pese al descontento general, es vital movilizar a los votantes hispanos, según González, el dirigente de GALEO.

"La apatía no es una opción. Es importante que los latinos participen en el ciclo electoral", aseguró Gonzalez.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino