El porcentaje de católicos en Europa ha declinado mientras ha aumentado en Africa y el sudeste del Asia, según las más recientes estadísticas del Vaticano.

La Santa Sede presentó algunas de las conclusiones de su informe anual. Dice que los católicos en el 2010, el último año con estadísticas disponibles, totalizaban 1.196 millones, comparados con 1.181 millones en 2009.

El número de sacerdotes subió en Asia y Africa, mientras disminuyó en Europa, una tendencia que al parecer continuará ya que la inscripción en seminarios también subía en Africa y Asia y bajaba en Europa.

Durante algún tiempo, muchos sacerdotes de Africa y Asia han ido a Europa para reforzar las parroquias mientras las naciones europeas ven declinar las vocaciones.