Era un marco inusual para una pelea a puñetazos. La Orquesta Sinfónica de Chicago bajo la batuta del maestro Riccardo Muti finalizaba el segundo movimiento de la Segunda Sinfonía de Brahms cuando dos hombres en el público se trenzaron a golpes.

El estupor de los amantes de la música el jueves fue tanto mayor por cuanto la pelea se produjo en uno de los palcos donde imperan el decoro y la sobriedad.

El diario Chicago Sun-Times informó el sábado que la trifulca comenzó cuando un hombre treintañero empezó a golpear a otro de 67 años en uno de los palcos.

"Escuchamos un golpe bastante fuerte", dijo Steve Robinson, gerente general de la estación de radio WFMT, especializada en música clásica, quien asistió a la función pero no vio la trifulca. "No fue tan fuerte como para que la gente saliera corriendo".

La policía dijo que los dos hombres se peleaban por un asiento. El mayor tenía un tajo en la frente; el otro huyó antes de que llegaran los agentes.

En tanto, el concierto continuó. Según algunos asistentes, el maestro Muti echó una mirada de furia a los peleadores — uno dijo que "lanzaba dagas con los ojos" — antes de seguir con el tercer movimiento.

"En ningún momento dejó de dirigir", dijo Robinson. "Con mucha elegancia y sin perder un compás, llevó (el segundo movimiento) hasta un final muy sereno, sin dejar de mirar sobre su hombro izquierdo".

___

Información de Chicago Sun-Times, http://www.suntimes.com/index