Un partido de izquierda encabezado por uno de los pocos políticos en Eslovaquia en escapar de la furia popular por un masivo escándalo de corrupción ganó los comicios parlamentarios adelantados, confirmaron el domingo los resultados finales.

El Partido Dirección Socialdemocracia del ex primer ministro Robert Fico fue el claro ganador de las elecciones, con 44,4% de los votos, lo que le da 83 de los 150 escaños del parlamento.

El resultado permite al partido de Fico gobernar solo, lo que sería la primera vez que un partido tiene el poder sin necesidad de coalición en Eslovaquia desde la división de Checoslovaquia en 1993.

El líder populista ofreció a partidos opositores el domingo la oportunidad de sumar fuerzas y formar un gobierno de coalición de dos partidos, pero la oferta fue rechazada.

Fico, que ha prometido mantener el sistema de bienestar social, aumentar los impuestos a las corporaciones y a las personas con más altos ingresos, había reiterado durante toda la campaña que era necesario crear un gobierno fuerte y estable, posiblemente formado por dos partidos, ante la incertidumbre económica.

"Tuvimos éxito con nuestra oferta de una alternativa", dijo Fico el domingo. "Conseguimos un resultados que es una agradable sorpresa para nosotros, para serles sincero".

El presidente Ivan Gasparovic dijo el domingo que va a pedir formalmente a Fico que forme un nuevo gobierno, pero no dio un plazo.

La coalición gobernante saliente de centro derecha consiguió apenas 15 escaños, lastrada por el escándalo de corrupción.

El nuevo partido Gente Común, que hizo campaña con un programa anticorrupción, consiguió 16 escaños, mientras que el ultranacionalista Partido Nacional Eslovaco, conocido por comentarios despectivos sobre húngaros, gitanos y opositores políticos, terminó por debajo del 5% necesario para ganar representación parlamentaria.