El belga Thomas de Gendt ganó el sábado la séptima y penúltima etapa de la carrera París-Niza, en la que el británico Bradley Wiggins conservó el liderato en la clasificación general.

La etapa de 219,5 kilómetros desde Sisteron hasta Niza tuvo cuatro ascensos y fue la más difícil de la carrera de una semana.

El belga de 25 años arrancó con fuerza y superó por más de seis minutos a Rein Taaramae. Wiggins cruzó la meta con el pelotón, a 9:24 del ganador.

La carrera termina el domingo con una contrarreloj de 9,6 kilómetros desde Niza hasta Col d'Eze.