Por lo menos 23 personas murieron el sábado cuando insurgentes somalíes atacaron a los soldados etíopes cerca de la frontera entre ambos países, dijeron testigos.

Residentes del pueblo de Yurkud dijeron a The Associated Press que el enfrentamiento duró varias horas.

Mohamed Hussein dijo haber visto por lo menos a 17 combatientes muertos del grupo insurgente al-Shabab, aliado con al-Qaida, al término del choque.

"Nunca habíamos visto una lucha tan dura como esta", comentó telefónicamente.

El residente Ali Barre indicó haber visto a seis soldados etíopes uniformados muertos a los que transportaron por la calle frente a su casa. Agregó que los insurgentes habían sido rechazados.

"Hemos matado a 73 soldados etíopes y recuperado 20 pistolas", afirmó el vocero de al-Shababa Sheik Abdiaziz Abu-Musab. Agregó que cinco combatientes de al-Shabab murieron. Los milicianos suelen exagerar el número de enemigos muertos y disminuir las víctimas propias.

Los militares etíopes nunca informan sobre bajas.

Los soldados etíopes avanzaron este año sobre las regiones fronterizas de Somalia como parte de un ataque concertado por tres flancos contra los insurgentes. Las fuerzas kenianas avanzaron hacia el sur y los efectivos de la Unión Africana, que respaldan al débil gobierno apoyado por las Naciones Unidas, retomaron control de la capital Mogadiscio.

Aunque el gobierno somalí cuenta con apoyo internacional, no está claro si puede combatir la corrupción y suministrar servicios o seguridad a la acosada población.

Somalia se ha visto conmovida por una guerra civil durante más de 20 años, desde que caudillos de varios clanes derrocaron a un dictador socialista en 1991.