Seis campeones mundiales en la parrilla de salida del primer Gran Premio de la temporada representan una oleada de talento sin precedentes para la Fórmula Uno, sin embargo, pocos se atreven a apostar por otra cosa esta temporada que no sea un título más para el alemán Sebastian Vettel.

El regreso de Kimi Raikkonen luego de un año ausente para correr en el circuito de rally ha agregado un ex campeón mundial más a esta temporada junto con Vettel, Michael Schumacher, Fernando Alonso, Lewis Hamilton y Jenson Button.

Raikkonen conducirá esta temporada para el equipo de Lotus que antes era Renault, no para el equipo llamado Lotus que ahora es Caterham.

El retorno de Raikkonen le agregará interés al campeonato, pero el mandamás de la F1 Bernie Ecclestone está preocupado de que 2012 se convierta en otra procesión detrás de Vettel.

No fue sólo que Vettel amarró el título del año pasado cuando todavía quedaban cuatro carreras en el calendario, sino la manera en que lo hizo, regularmente ganando la pole y tomando una buena delantera en las primeras vueltas, para después simplemente mantener su posición antes de cruzar la meta.

"No queremos que suceda lo del año pasado, que no fue bueno", dijo Ecclestone. "Quizá necesitamos un cambio. La única persona que dirá que no es necesario es Sebastian, pero los demás están de acuerdo".

En la F1, un piloto sólo puede ser tan bueno como el auto que maneja y las posibilidades de un tercer título en fila para Vettel residen en cómo responderán Red Bull y su diseñador Adrian Newey a las nuevas reglas.

El cambio más importante es la prohibición del difusor de dirección, un dispositivo que canalizaba los gases del escape hacía el diseño aerodinámico debajo el auto. Ese difusor ha sido clave en los diseños de F1 desde 2009, cuando el equipo Brawn sorprendió a todos para coronarse en su campaña debut.

El misterioso mundo de diseño de autos podría ser decisivo una vez más, pero para los aficionados a la F1 la más notoria diferencia será la nariz frontal que será más grande y visible.

Hasta ahora, algunos pilotos se sienten bien con las modificaciones.

"El auto se siente bien", dijo Button luego de las pruebas en Barcelona. "Si seremos los más rápidos, los segundos más rápidos es algo que no sé, pero se siente que vamos bien para la primera carrera".

Button y McLaren no lo expresan, pero deben sentirse bien de ver que Red Bull ha tenido problemas con la confiabilidad de su caja de velocidades y otras parte, mientras que Ferrari tampoco ha tenido un gran auto en pretemporada.

"Las pruebas han sido buenas, pero no perfectas", reconoció Vettel. "Hay cosas por mejorar, pero en general me siento feliz".

Debido al dominio de Vettel en 2011, es fácil olvidarse de que su coequipero Mark Webber estuvo muy cerca de él, pero un error de manejo en Corea le quitó la posibilidad del campeonato.

Los problemas de Ferrari parecen más profundos que los de Red Bull y su jefe técnico Pat Fry no ha ocultado su decepción.

"Desde luego que me siento mal por nuestro desempeño hasta ahora", dijo Fry. "Podría decir que estoy deprimido o decepcionado, pero aún tenemos tiempo para trabajar".

Ferrari no es conocido por su paciencia cuando no hay buen desempeño y, quitando a Alonso, nadie se va a sentir confiado en Maranello.

Mercedes ha sido el mejor del resto en las últimas dos temporadas y espera pasar de sumar puntos con regularidad a posiciones en los podios.

El jefe del equipo, Ross Brawn, ha declarado que su equipo esta listo para comenzar a subir al podio a Schumacher, el siete veces campeón mundial que no ha tenido un auto tan competitivo desde que regresó a las pistas.

"El año pasado gastamos muchos recursos en arreglar problemas con el auto, pero hemos avanzado mucho en los últimos 12 meses", dijo Brawn. "Me parece que hay cinco o seis equipos más parejos que en años pasados".

El fichaje de Raikkonen fue una señal de las ambiciones de Lotus y por lo visto en la pretemporada parece que serán competitivos.

El segundo piloto será Romain Grosjean, quien será uno de tres franceses en F1 en 2012. Los otros son Jean-Eric Vergne de Toro Rosso y Charles Pic de Marussia (antes Virgin).

Así como los pilotos franceses parecen resurgir, este año, por primera vez desde 1973, la máxima categoría no tendrá un italiano luego de la salida de Jarno Trulli de Caterham, que lo relevó con el ruso Vitaly Petrov.

Otra cara nueva será la del brasileño Bruno Senna quien reemplaza a su compatriota Rubens Barrichello en Williams, donde tendrá como compañero al venezolano Pastor Maldonado.

El mexicano Sergio Pérez vuelve con Sauber.