La economía generó 227.000 plazas laborales en febrero, para completar tres de los mejores meses en materia de contrataciones desde que terminó la recesión, aunque la tasa de desempleo permaneció sin cambios, principalmente porque más personas se lanzaron a buscar trabajo.

El Departamento del Trabajo informó el viernes que el índice de desocupación fue de 8,3% el mes pasado, el más bajo en tres años.

Y las contrataciones en enero y diciembre fueron mejores de lo que se pensaba originalmente. El gobierno revisó esas cifras para mostrar que se generaron 61.000 empleos adicionales.

La economía ha generado un promedio de 245.000 empleos en cada uno de los últimos tres meses. La única racha mejor que ésta desde que comenzó la recesión ocurrió a comienzos de 2010, cuando los empleos temporales por el censo elevaron las nóminas.

Las cifras favorecen las posibilidades de reelección del presidente Barack Obama, si bien aún debe enfrentar la mayor tasa de desempleo registrada en el período de cualquier presidente en posguerra.

"En general, fue otro sólido reporte salarial y existe la posibilidad de que marzo traiga más de lo mismo", dijo Paul Ashworth, jefe de análisis sobre la economía estadounidense para la consultora independiente Capital Economics.

Otro mes fuerte en cuanto a contrataciones hará menos posible que la Reserva Federal adopte medidas adicionales para impulsar la economía de Estados Unidos en su reunión de la próxima semana.

Las contrataciones registradas el mes pasado fueron masivas, tanto en las industrias de salarios altos y bajos. Las industrias de manufactura y minería generaron empleos, así como los servicios profesionales, incluida la contabilidad.

Aún así, los salarios aumentan modestamente.

El salario promedio por hora aumentó 3 centavos para llegar a 23,31 dólares. En el último año, solamente ha crecido 1,9%, detrás de la tasa de inflación.

Los gobiernos de todos los niveles eliminaron sólo 6.000 puestos en febrero y 1.000 en enero, después de una corrección. Ese es un cambio positivo para los estados y ciudades con problemas de liquidez que han sufrido despidos masivos en los últimos dos años. Tan solo el año pasado recortaron un promedio de 22.000 plazas laborales al mes.

Cerca de medio millón de personas empezaron a buscar empleo en febrero, y la mayoría consiguió un plaza, de acuerdo con el reporte. Esa es una señal del creciente optimismo que se vive en el mercado laboral, mientras muchas personas que se habían dado por vencidas salieron de nuevo en busca de trabajo.

Eso también contrarresta una preocupante tendencia: una de las principales razones por las que la tasa de desempleo había bajado desde el año pasado es que muchas personas sin trabajo han dejado de buscarlo. Sólo las personas sin trabajo que activamente buscan uno se consideran desempleadas.