El camino de Mitt Romney hacia la candidatura presidencial republicana hace un desvío hacia el sur del país, una región que podría complicar sus aspiraciones a desafiar en noviembre al presidente Barack Obama.

Romney mantiene una cómoda ventaja sobre sus rivales. Pero en el corazón del sur, en la Franja Bíblica, como se conoce a una serie de estados conservadores del sudeste, Romney enfrenta un público escéptico entre los cristianos evangélicos en su intento por llegar a ser el primer presidente mormón. En Misisipí y Alabama, que efectúan elecciones primarias el martes, predomina la impresión de que no es un verdadero conservador.

Pero si Romney prevalece en la puja republicana y enfrenta a Obama en las elecciones presidenciales, el ex gobernador del Massachusetts, un estado de inclinación liberal, podría ser suficiente para algunos sureños.

"Si recibe la postulación, voy a ir a las urnas así para votar por él", afirmó David Wilke, un retirado de Misisipí, mientras se tapaba la nariz.

Romney ganó seis de diez elecciones el martes para sacar buena ventaja en la suma de delegados. Hasta ahora, ha ganado el 55% de los delegados en juego en las elecciones primarias y las asambleas partidistas.

Pero muchos republicanos siguen indecisos. Romney apoyó una vez la legalización del aborto, que ahora condena, y firmó un programa de seguro universal de salud, como gobernador, que disgusta a muchos conservadores por considerarlo una intrusión del gobierno. El martes, en Ohio, casi la mitad de los evangélicos dijeron que las posiciones de Romney no son suficientemente conservadoras.

Romney ha tratado de apelar a los conservadores religiosos resaltando los valores que comparte con ellos en cuestiones como el matrimonio tradicional, especialmente después que el énfasis puesto por el ex senador Rick Santorum en las cuestiones sociales reforzó su campaña.

Muchos cristianos no consideran a los mormones como parte de la cristiandad histórica, aunque los mormones creen que sí. Los republicanos que dicen que los mormones no son cristianos tienen menor probabilidad de apoyar a Romney para la candidatura republicana, según una encuesta en noviembre del 2011 del Foro del Centro Pew Sobre Religión y Vida Pública.