JUPITER, Florida, EE.UU. - Rafael Furcal no tuvo que pensarlo mucho para volver a fichar con los Cardinals de San Luis, incluso despues que el equipo rehusó activar una cláusula de renovación automática en su contrato.

El torpedero dominicano, adquirido el año pasado por los Cardinals en un canje y quien fue una pieza clave para ganar la Serie Mundial, firmó una renovación por dos años y 14 millones de dólares.

"¿Quien no quisiera volver a un equipo que acaba de ganar la Serie Mundial? Especialmente cuando disfrutas en un equipo que es competitivo cada año", señaló Furcal. "Me gusta ganar, no me gusta perder".

Furcal, de 34 años, cumplió a cabalidad con sus funciones como primer bate y torpedero.

Los Cardenales se embarcaron en una montaña rusa tras el arribo de Furcal. Primero cayeron a 10 y medio partidos en la lucha por el boleto de wild card de la Liga nacional, antes de repuntar en septiembre y dejar fuera de los playoffs a los Bravos de Atlanta.

El regreso de Furcal le otorga estabilidad a una posición en la que los Cardinals han tenido muchos problemas en años recientes. El dominicano será el quinto titular en el campocorto en los cinco últimos años.

"Para un equipo que pregona el pitcheo de contacto, que busca que los oponentes bateen roletas, más le vale que tenga un campocorto que haga su trabajo, o sino tendrá muchos problemas con su filosofía de pitcheo", comentó el manager Mike Matheny.

Aunque no ha ganado un Guante de Oro, Furcal es considerado como un defensor por encima del promedio, con uno de los mejores brazos en las mayores.

"Sin duda, tiene un cañón", señaló Matheny. "Le encanta lucirlo".

Furcal tiene promedio de bateo de .282 en su carrera, y es uno de varios veteranos en la pretemporada que se preparan a su propio ritmo.

El dominicano ha jugado menos de 100 partidos en tres de los cuatro últimos años por varias lesiones.

"Está preparando su cuerpo", señaló el dirigente. "Lleva 12 años en la liga, sabe lo que tiene que hacer, y parece que está casi listo".