El técnico interino de Chelsea, Roberto Di Matteo, afirmó que el plantel está unido y busca estabilidad tras el despido del timonel Andre Villas-Boas la semana pasada.

Villas-Boas nunca logró el respaldo total del plantel durante sus ocho meses al mando, y llegó a reconocer que algunos jugadores no estaban de acuerdo con su proyecto.

Di Matteo, quien era uno de los asistentes de Villas-Boas, dijo que habló con todos los jugadores desde la salida del portugués y señaló que siente que cuenta "con el respaldo de todos".

"Hablamos y todos estamos juntos. Todos saben cuál es la meta para los dos últimos meses de la temporada, y todos están de acuerdo", señaló Di Matteo.

Chelsea recibe el sábado a Stoke en su primer partido por la liga Premier desde el cambio de timonel.