El canciller cubano responsabilizó el jueves a Estados Unidos de excluir a Cuba de la próxima Cumbre de las Américas en Cartagena y de pasar por encima del anfitrión de manera irrespetuosa.

"Deseo agradecer la gestión de Colombia para quien Cuba siempre desea y quiere lo mejor. No ha habido ninguna sorpresa, ha sido la crónica de una exclusión anunciada", expresó el canciller Bruno Rodríguez en rueda de prensa.

La víspera, al finalizar una sorpresiva visita de pocas horas a Cuba, el presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció en el aeropuerto capitalino que no se había llegado a un consenso que permitiera invitar a Cuba a foro presidencial de Cartagena el 14 y 15 de abril.

"Con un enorme irrespeto por Colombia y América Latina y el Caribe los voceros norteamericanos desde el primer día habían decretado la exclusión de Cuba", agregó el canciller isleño.

Desde que comenzó a realizarse en 1994, en esa ocasión en Miami, la Cumbre de las Américas no contó con la participación de Cuba --la única excluida en el hemisferio--, a la cual Estados Unidos acusó de no ser democrática.

Para Rodríguez, Estados Unidos "con su desprecio y arrogancia ofende la dignidad" de los latinoamericanos.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa propuso recientemente que los países que conforman el Acuerdo Bolivariano para los Pueblos de Nuestra América (Alba) no participen en la cumbre si Cuba no es invitada. El bloque está integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda, y San Vicente y Las Granadinas.

Pese a todo Estados Unidos dijo el jueves que espera una gran participación en la Cumbre de las Américas que Colombia albergará el mes próximo.

El vocero del Departamento de Estado Mike Hammer declaró a periodistas que las "cumbres dan oportunidad para que los líderes traten temas de gran preocupación para sus ciudadanos, así que dejamos que cada país decida por sí mismo" si asiste a la reunión prevista en Cartagena a mediados de abril.

Colombia se manifestó sorprendida por el boicot y comenzó un proceso diplomático que incluyó la visita de la canciller María Angela Holguín y el propio Santos a Cuba, donde se entrevistó con el presidente Raúl Castro y el convaleciente venezolano Hugo Chávez.

En Ecuador, el presidente Correa comentó que se había comunicado con Santos para saber sobre su viaje a la isla.

"Nos encantaría estar en la Cumbre de las Américas, pero tenemos que analizarlo muy profundamente", manifestó Correa.

Cuba aseguró que nunca pidió ser invitada la Cumbre, pero asistiría si lo hacen.

Funcionarios estadounidenses reiteraron la semana pasada que Cuba no cumple con los estándares necesarios. "Ellos (el gobierno cubano) no se ajustan a la definición de los países democráticos", aseguró la Secretaria de Estado Hillary Clinton e insistió en que no hay "ninguna base" para invitar a la isla.

También este jueves Santos comentó que su charla de la víspera con Castro había sido "franca".

"Ellos (los cubanos) entendieron muy bien. Fueron además muy generosos en la forma como nos señalaron que ellos no quieren ser la piedra en el zapato, no quieren ser problema ni para Colombia ni para la Cumbre", expresó Santos.

Aseguró que entiende la posición cubana e impulsará se discuta el tema de su exclusión en el propio foro para que esta situación "no se vuelva a repetir hacia el futuro".

El presidente colombiano dijo la víspera que Chávez le había expresado su deseo de asistir a la Cumbre si su salud --convalece de un cáncer-- se lo permitía.

Sin embargo, un comunicado emitido el jueves por la cancillería venezolana sobre la reunión de Santos con Chávez no confirmó la versión y fue más cauteloso.

"El Presidente Chávez ratificó la posición histórica de Venezuela de rechazar la exclusión de Cuba de este tipo de Cumbres". Asimismo, el mandatario venezolano dijo que el consejo político del Alba continuará analizando la situación.

----------

Las corresponsales Fabiola Sánchez en Caracas, Vivian Sequera en Bogotá, Luis Alonso en Washington y Gonzalo Solano en Quito contribuyeron con este reporte.