La crisis financiera global, que golpea especialmente a los países industrializados, amenaza con impedir la adopción de una agenda de desarrollo sustentable como se pretende en la conferencia de Rio + 20, que reunirá en Brasil a gobernantes de todo el planeta.

El diplomático chino Sha Zukang, responsable de los preparativos del encuentro, manifestó también su preocupación de que la conferencia pase a un segundo plano para países que enfrentan procesos electorales este año, como Estados Unidos.

"Aún no conseguimos librarnos de la sombra de la crisis financiera. La transición para una economía verde, principalmente para los países en dificultades, va a requerir un compromiso muy fuerte y más ayuda de los países industrializados", dijo a periodistas tras reunirse con la ministra brasileña del Medio Ambiente, Izabella Teixeira.

"Esa es una cuestión internacional que podría crear un atraso en la puesta en marcha de una economía verde", advirtió el diplomático, quien ha estado en Brasil a lo largo de esta semana para tratar los preparativos de la conferencia programada para junio en Rio de Janeiro.

Pese a las dificultades, el responsable de la cita destacó que se trata de uno de los encuentros más importantes en la historia de las Naciones Unidas, por lo que los 193 gobernantes invitados deben trazarse metas ambiciosas.

El foro se realizará 20 años después de la histórica Cumbre de la Tierra de 1992, en Rio de Janeiro, que colocó la preocupación por el medio ambiente en la agenda mundial.

La conferencia busca un consenso mundial para lanzar un modelo de desarrollo sustentable que incluya acciones concertadas para erradicar la pobreza y promover una economía verde, es decir, un modelo productivo que sea socialmente inclusivo y preserve el medio ambiente.

No obstante, el dirigente de la ONU advirtió que el panorama electoral de varios países este año podría debilitar el compromiso de algunos gobiernos con las metas de la conferencia.

Pese a ello, la ministra brasileña Teixeira aseguró que ya 79 de los países invitados confirmaron la participación de sus gobernantes y que en esa lista se incluyen algunos países industrializados. No ofreció detalles de los países que confirmaron la presencia de sus jefes de Estado o de gobierno en la cita.