La ex senadora Piedad Córdoba, que trabaja en la liberación de rehenes de las FARC, reveló el viernes que pidió una entrevista al presidente Juan Manuel Santos para hablar de esas entregas, cuya fecha exacta aún se desconoce pero que espera sea en pocas semanas.

Pero poco después de conocerse el pedido de Córdoba, el presidente pareció descartar el encuentro porque en un mensaje de Twitter dijo que ya era conocido e informado oficialmente que el único vocero del gobierno para el tema de las liberaciones era el Ministerio de Defensa.

"Quiero reiterar que el vocero del gobierno para tema liberaciones es Mindefensa. Hemos cumplido con todo y estamos listos para operativo", dijo Santos en Twitter.

El operativo para las entregas ya dio un primer paso cuando el Ministerio de Defensa y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acordaron el jueves los protocolos de seguridad del proceso, que en general consisten en pactar una suspensión temporal de operaciones de las fuerzas militares en la zona en que se haga la liberación.

Pero esa área sólo se conoce cuando Córdoba recibe los datos de forma confidencial por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

Córdoba destacó que aún carece de las coordenadas donde se producirá la entrega de 10 uniformados algunos de ellos cautivos por más de una década, y que los guerrilleros anunciaron en dos distintos comunicados, en diciembre y en febrero, que liberarían de forma unilateral.

Adujeron que lo harían como un gesto de reconocimiento al trabajo de la ex senadora y otras mujeres activistas en favor de una salida al conflicto interno del país.

Córdoba habló con reporteros tras una reunión a puerta cerrada con miembros del grupo de activistas Colombianos y Colombianas por la Paz para discutir puntos del operativo de ir a la selva a buscar a los liberados.

La ex senadora indicó que en la jornada y a través del secretaría privada de la Presidencia solicitaron una cita con Santos para discutir temas del proceso de liberaciones, pero declinó comentar detalles.

"Como ya se va a terminar el proceso de liberaciones (que se inició en el 2008) queremos ponerle de presente al presidente de la república todo lo que esto ha significado y nuestro profundo reconocimiento, y apoyo de todas las instancias del gobierno e intercambiar algunos aspectos con él", dijo Córdoba, que todavía no se pronunciaba sobre el comentario presidencial.

Tras varias gestiones, Córdoba ha recibido de las FARC en distintas entregas al menos 20 liberados, desde políticos hasta policías y militares, desde comienzos del 2008 y hasta el año pasado.

Cuando los 10 uniformados queden libres, serán los últimos de un grupo llamado "los canjeables" o a quienes la guerrilla quería intercambiar por insurgentes en prisión, a lo que distintos gobiernos se negaron.

Sin embargo, aún se desconoce cuántos civiles exactamente pueden estar en manos de ese grupo rebelde, que no ofrece datos sobre sus retenidos, aparte de esos canjeables.