El papa Benedicto XVI instó el viernes a un grupo de obispos estadounidenses a intensificar sus enseñanzas sobre los peligros del sexo y la cohabitación premaritales, y denunció lo que calificó como "poderoso" grupo cabildero del matrimonio homosexual en Estados Unidos.

Mientras arrecia en Estados Unidos el debate sobre el seguro de salud para el control de la natalidad, el pontífice dijo que existe la urgente necesidad de que los católicos en ese país descubran el valor de la castidad, un elemento esencial de la enseñanza cristiana que, según dijo, ha sido injustamente objeto del ridículo.

Benedicto ha promovido insistentemente el matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer, como también ha manifestado su oposición al sexo premarital y su apoyo a la fidelidad en el matrimonio. Pero sus enérgicos comentarios a los obispos estadounidenses visitantes cobran significación particular dada la intensidad del debate en Estados Unidos en este período preelectoral.

Los obispos están enfrentados en este año electoral con el gobierno de Barack Obama por la financiación del control de natalidad.

Además, los obispos han estado a la vanguardia de la campaña contra el matrimonio homosexual y por lo menos cinco estados votan sobre el tema en los próximos meses. El cardenal Timothy Dolan, titular de la conferencia de obispos estadounidenses y arzobispo de Nueva York, hizo campaña infructuosamente contra la legalización del matrimonio homosexual en su estado.

El Papa de 84 años admitió que sus comentarios podrían parecer anacrónicos, particularmente a la juventud. Pero exhortó a los obispos a no ceder ante "las poderosas corrientes políticas y culturales que buscan alterar la definición legal de matrimonio".

"Las diferencias sexuales no pueden ser desestimadas por irrelevantes para la definición del matrimonio", afirmó.

También denunció lo que calificó el fracaso de los sacerdotes y obispos para instruir a los católicos en las enseñanzas básicas de la Iglesia sobre la sexualidad humana, y dijo que muchos católicos parecen no estar advertidos que convivir fuera del matrimonio es "gravemente pecaminoso, además de dañino para la estabilidad de la sociedad".

Agregó que toda la comunidad cristiana debe volver a apreciar la "virtud de la castidad".

______

Nicole Winfield está en http://twitter.com/nwinfield