Afganistán y el ejército de Estados Unidos firmaron el viernes un acuerdo para transferir el principal centro de detención estadounidense al gobierno afgano en seis meses.

El acuerdo es un paso clave hacia un pacto de larga duración que gobierne la presencia militar de Estados Unidos en Afganistán.

El Ministerio de defensa afgano y el comandante de las fuerzas estadounidenses en el país firmaron el acuerdo, que establece un plazo para la transferencia de unos 3.000 detenidos afganos en el reclusorio de Parwan, una prisión regentada por Estados Unidos y adjunta a la base militar de Bagram, en las afueras de Kabul. Además, el convenio describe por primera vez el compromiso estadounidense de respetar la fecha de transferencia.

Estados Unidos tendrá acceso al centro y podría bloquear la liberación de detenidos si considera que deberían continuar encarcelados.

El presidente Hamid Karzai fijó el viernes como plazo para la transferencia.

Estados Unidos y Afganistán han negociado desde hace meses el cometido de las fuerzas estadounidenses después que la alianza transfiera las responsabilidades de seguridad al gobierno afgano a fines del 2014. Empero, esas negociaciones quedaron atascadas sobre el control de los detenidos y los ataques nocturnos de las fuerzas internacionales contra aldeas afganas.

"La firma de este documento es un paso importante en nuestras negociaciones de alianza estratégica", dijo el general John Allen, comandante de las fuerzas de la OTAN y Estados Unidos en Afganistán.

Allen y el ministro de Defensa Abdul Rahim Wardak firmaron el acuerdo durante una ceremonia efectuada en la capital.

Según el documento, un general afgano está oficialmente a cargo de Parwan, aunque una comisión conjunta afgano-estadounidense decidirá sobre las liberaciones de los detenidos.

La comisión conjunta tendrá que llegar a un consenso sobre dichas decisiones, según los funcionarios estadounidenses allegados a las negociaciones. — medida que dará esencialmente a los militares estadounidenses el poder de veto en toda excarcelación a la que se opongan.

Los funcionarios, que hablaron a condición de guardar el anonimato por tratarse de negociaciones confidenciales antes de la firma, dijeron que los detenidos serán transferidos gradualmente al control afgano en los próximos seis meses, y el primer lote de 500 reclusos será transferido en 45 días. El gobierno estadounidense ha entregado ya unos pocos centenares de detenidos a los afganos.

El acuerdo no cubre a unas 50 personas no afganas detenidas en Parwan, que seguirán bajo la custodia estadounidense.