El viceministro del petróleo de Siria anunció su deserción mediante un video publicado en internet el jueves, con lo que es el funcionario de mayor rango que abandona al gobierno del presidente Bashar Assad desde el inicio de la revuelta nacional hace más de un año.

La deserción de Abdo Husameddine, quien dijo que se unía a la oposición debido a la "brutal" represión contra los disidentes, se dio mientras la directora para asuntos humanitarios de la ONU Valerie Amos se dijo "asombrada" por la devastación que vio en un barrio de la ciudad de Homs en el centro de Siria.

Amos es la primera observadora independiente a quien se permite ingresar a Baba Amr desde que los militares tomaron el distrito el 1 de marzo luego de un intenso asedio que se extendió por un mes y que provocó condenas de la comunidad internacional. La funcionaria fue llevada el miércoles en un breve recorrido por el derruido distrito

"La devastación ahí es significativa. Esa parte de Homs está completamente destruida y me interesa saber qué le pasó a los pobladores de esa parte de la ciudad", dijo Amos en Damasco después de reunirse el jueves con los ministros sirios de salud y educación en Damasco.

En el video, Husameddine dice que no quiere que su vida termine "sirviendo a los crímenes de este régimen".

"Anuncio mi deserción del régimen y mi renuncia a mi cargo... y declaro que me sumo a la noble revolución del pueblo", dijo Husameddine, quien aparecía vestido con traje y corbata, y leyendo de un papel.

"Le has infligido a quienes llamas tu pueblo un año entero de tristeza y pesar, les has negado sus derechos primordiales a la vida y a un trato digno, y has llevado el país al borde del abismo", dijo el viceministro en palabras aparentemente dirigidas a Assad.

No se sabe con precisión cuándo o dónde se grabó el video, y no hubo comentario inmediato de Damasco.

La estructura de poder de Assad ha experimentado una ola de deserciones del ejército, que ya se cuentan por miles, pero los funcionarios civiles se han mantenido leales, lo que hace significativa la renuncia de Husameddine.

En El Cairo, el ex secretario general de la ONU Kofi Annan dijo que su mayor prioridad como enviado especial a Siria es dar fin a la violencia y entregar la muy necesitada ayuda humanitaria.

Annan, quien fue nombrado enviado conjunto de la ONU y de la Liga Arabe a Siria, dijo que su misión era dar pie a un "proceso político" en el país para resolver el conflicto.

Después de reunirse el jueves con el secretario general de la Liga Arabe, Nabil Elaraby, Annan dijo en conferencia de prensa que tenía el completo respaldo de la comunidad internacional para su misión. Tiene previsto viajar el sábado a Damasco, donde probablemente se reunirá con Assad.

La revuelta comenzó hace un año con protestas mayormente pacíficas, pero se topó con una cruenta represión del gobierno y se volvió más y más militarizada. La ONU dice que más de 7.500 personas han muerto en la violencia. Activistas ponen la cifra de muertos en más de 8.000.