LOS ANGELES — Jenni Rivera podrá tener fama, fortuna y la capacidad de hablar públicamente. Pero la estrella de la música norteña asegura que si algo aprendió con su reality show "I Love Jenni", es que tiene mucho en común con sus televidentes.

"Soy muy igual a mi público, a mis fanáticos", dijo Rivera el jueves en una entrevista con la AP. "(Nuestros seguidores) se pueden identificar con nosotros porque somos tan similares".

La popular artista adelantó que la segunda temporada de "I Love Jenni", que se estrenó el domingo en la cadena mun2, seguirá mostrando "la realidad" de su vida y la de su familia.

"No son escenas inventadas; realmente las cámaras me siguen a lo que está sucediendo en mi vida como mujer latinoamericana, como una mujer mexico-americana que vive aquí en Estados Unidos y las experiencias de ser mamá, de ser hija, de ser esposa, de ser abuela, aparte de las cosas que suceden detrás de las escenas de la artista", dijo.

"Van a ver que mis hijos también se pueden enamorar, que mis bebés están teniendo bebés y que se están enamorando y posiblemente casando, que están creciendo y que tienen que experimentar su propia vida", añadió. "Por primera vez voy a preparar una Quinceañera, porque las otras dos no tuvieron (fiesta de) Quinceañera ... Básicamente las cosas que viven nuestros latinos ... Vienen muchas cosas muy interesantes".

Lo que más ha disfrutado de su experiencia en la serie, es tener la oportunidad de presentarse al mundo tal cual como ella quiere, no como la pinten los medios: "Me he dado que ese poder lo tengo realmente en las manos y me gusta".

Sobre sus planes a futuro, que incluyen — como ya ha dicho en el pasado — convertirse en una especie de Oprah Winfrey, no titubeó.

"¡Ay! ¡Jenni Rivera tiene muchísimos planes! ¡Intensos, extensivos! Jenni Rivera no descansa", dijo.

Recordó que sus planes nunca fueron ser cantante y que se quedó 15 años "como sin querer queriendo" en una carrera que la apartó de su oficio como licenciada en bienes raíces y que está segura de que no será lo último que haga.

"Mi visión desde hace muchísimo tiempo ha sido lo mismo, lo que pasa es que esta carrera artística se me cruzó en el camino y me detuvo de lo que son mis verdaderos deseos: ser la Oprah Winfrey mexicana ... (y) ser la Howard Stern mujer, latina", concluyó al tiempo que dejó soltar una pequeña carcajada.