Harvey Weinstein dice que "The Artist" es sólo el principio.

Para el titán de Hollywood, que produjo la cinta muda francesa ganadora de cinco Oscar, "Francia está a punto de tener una edad dorada del cine".

Weinstein dijo a The Associated Press el miércoles que su optimismo se debe en parte a la ley francesa contra la piratería en internet, un problema que limita a la industria cinematográfica y musical en Estados Unidos.

El expresivo productor neoyorquino tenía bastantes motivos para estar contento con Francia luego de una fiesta en París para celebrar "The Artist", que se realizó esta semana, y de que el presidente Nicolas Sarkozy lo condecorara con la Legión de Honor el miércoles.

Resulta que Sarkozy es un gran cinéfilo y Weinstein dijo que cuando se reunieron, el presidente francés citó partes de un documental de Weinstein y Martin Scorsese, además de elogiar al director de cine mudo danés Carl Dreyer.

"Ve una película casi diario ... Entiende que las películas pueden cambiar la vida de la gente", dijo Weinstein.

La oficina de Sarkozy no emitió ningún comunicado sobre la reunión con Weinstein, pero sí confirmó que se llevó a cabo.

Sarkozy, que enfrenta una dura contienda por la reelección el próximo mes, también entiende que el cine francés estaría mucho peor sin los subsidios del gobierno y mencionó esto en una carta de felicitación al equipo de "The Artist".

Gracias al apoyo del gobierno, al éxito de "The Artist", y especialmente a la ley antipiratería que Sarkozy defendió, "Francia está teniendo el mejor cine de toda su historia a nivel mundial", dijo Weinstein.

"Sarkozy tuvo los arrestos de hacer la ley de contenido más estricta del mundo", dijo. "Esto le ha dado una nueva vida al cine francés".

La ley francesa permite que las autoridades corten el acceso a internet a las personas que descargan contenidos ilegalmente. Después de tres infracciones los usuarios quedan fuera. Las compañías que podrían verse afectadas por la piratería la han celebrado, pero los críticos dicen que afecta las libertades civiles y que es difícil de aplicar justamente.

Sarkozy también hizo algunas preguntas sobre la próxima película de Weinstein "Bully", un documental sobre el hostigamiento en las escuelas que sigue la vida de cinco chicos y sus familias en un año escolar.

"Que el presidente francés le esté poniendo atención a la película me dice que tenemos un impacto mayor al que pensé", dijo.

En Estados Unidos, Weinstein protestó que se le diera una clasificación R (que pide que los menores de 17 años la vean acompañados por un adulto) por que incluye groserías. Según Weinstein esta clasificación va en contra del propósito de la película destinada principalmente a los adolescentes.

"Estoy seguro de que en Francia la clasificarían como G (para todas las edades). La pondrían en la televisión y dirían que es muy importante para el tejido social", dijo en broma el director.

Weinstein dice que el éxito de "The Artist" ha allanado el camino para que un filme extranjero — con diálogo — se alce algún día con el Premio de la Academia a la mejor película. "The Artist" fue hecha por un director francés y sus actores principales son franceses, pero no fue relegada a la categoría de mejor película extranjera, en la que caen la mayoría de las películas que no están habladas en inglés, porque es muda.

"Romperemos esa barrera también. Ya sea que sea yo u otra persona más", dijo Weinstein en una suite del Hotel Ritz en la elegante Plaza Vendome, con su medalla de la Legión de Honor colgada en el pecho. "Es un paso en la dirección correcta".

El director predijo que más películas mudas y otras "obras de arte atrevidas" vendrán también de Hollywood.

En cuanto al astro de "The Artist" Jean Dujardin, Weinstein tiene muchas esperanzas y lo compara con Marcello Mastroianni. "Puede encantar a todos, puede hacer lo que sea".

Dujardin ganó el Oscar al mejor actor por su gran talento, dijo Weinstein, mientras que agregó con su estruendosa risa "y porque es bueno con los perros".