Un gran número de taiwaneses protestaron en contra del plan del gobierno de permitir la importación de carne vacuna proveniente de Estados Unidos que contienen un aditivo para el crecimiento.

Los manifestantes cuestionaron el miércoles la aseveración del gobierno sobre que la carne estadounidense tratada con ractopamina no es dañina.

El plan de importación ha provocado una tormenta. Los legisladores de oposición exigieron la dimisión del premier Sean Chen por ceder ante la presión estadounidense. La Unión Europea y China han prohibido la carne de vacuno.

Los legisladores cuestionan si los supermercados, restaurantes y puestos de comida etiquetarían como se exige la carne de res estadounidense. Alrededor de 20.000 granjas porcinas y bovinas planear realizar una protesta el jueves.

Taiwán prohibió todas las importaciones de carne vacuna de Estados Unidos en 2003 debido a preocupaciones sobre la enfermedad de las vacas locas, pero permitió las importaciones de carne de res deshuesada en 2006.