Decenas de millares de personas se manifestaron pacíficamente el miércoles en grandes ciudades de Sudáfrica para exigirle al partido gobernante Congreso Nacional Africano que amplíe sus programas de apoyo a los pobres.

Unas 50.000 personas marcharon en Johannesburgo, el centro económico de Sudáfrica, según la policía.

Contingentes menores salieron a las calles de Ciudad del Cabo entre otras ciudades y poblados al acatar el llamado del Congreso de Sindicatos Sudafricanos, un estrecho aliado del partido gobernante que en ocasiones lo critica severamente. La federación laboral convocó a la protesta contra dos decisiones económicas del CNA, pero en el fondo las diferencias son más amplias.

La coalición sindical cuestiona que, después de 18 años en el poder, el partido venerado por encabezar la lucha contra el apartheid se ha vuelto displicente, y considera que debe sustituir a los dirigentes corruptos e incompetentes por políticos que puedan cumplir sus responsabilidades.

Las marchas tuvieron lugar antes de que el organismo directivo del CNA sesione en junio para examinar sus políticas. El CNA tiene previsto también renovar la conducción en diciembre.

La federación laboral exigió en las manifestaciones del miércoles — con el apoyo de diversos grupos políticos, económicos y étnicos — que el gobierno elimine el plan de cobrar tarifas para remozar carreteras en la zona de Johannesburgo, porque considera que elevará el costo de vida de los trabajadores.

El congreso sindical también pidió que el gobierno cancele los permisos a las compañías que suministran trabajadores temporales.