La mayoría de los trabajadores chinos que estaban en Siria han regresado a su país debido al agravamiento de la situación siria, aunque 100 de ellos continúan allá en busca de proyectos, dijo el gobierno de China.

El ministro de Comercio, Chen Deming, dijo el miércoles en conferencia de prensa que los trabajadores restantes buscaban activos en propiedades así como proyectos, pero no precisó en qué parte se encontraban en Siria.

Según versiones de la prensa china, más de 5.000 chinos vivían hace un año en Siria. Los chinos comenzaron a marcharse a medida que se intensificó la violencia y hasta septiembre quedaban 700 de ellos en Siria.

Chen dijo que una vez que se estabilice la situación en Siria, los trabajadores chinos regresarán para reanudar los proyectos, a los que no especificó.

Cuando Libia se enfilaba hacia la guerra civil, que finalmente devino en el derrocamiento de Moamar Gadafi en 2011, un total de 30.000 chinos trabajaban en el país.

Las fuerzas militares chinas efectuaron una evacuación de gran escala con el envío de barcos y aviones.