Decepcionado y resentido de una lesión antigua, el cubano Dayron Robles quiere defender su título olímpico en los Juegos de Londres antes de pensar en colgar las zapatillas.

"Tengo que seguir motivado para hacer el último esfuerzo en la parte más importante que es el verano" afirmó Robles. "Estoy decepcionado por muchas cosas, quiero terminar la Olimpiada y matar (retirarme) ahí mismo ya".

El atleta cubano conversó con la AP el martes por la noche a su llegada a la capital cubana procedente de Madrid, después de renunciar "por una molestia" al campeonato mundial bajo techo que inicia el viernes en Turquía.

Vestido con una camisa azul y un pantalón negro, el cubano de 25 años arribó junto con su entrenador, Santiago Antúnez.

Robles explicó además que "en la última competencia me resentí de una molestia y, mucha gente lo vio, prácticamente corrí caminando porque no pude hacer nada". El atleta cubano no dio detalles de la lesión que solo calificó de "vieja".

Aurelio Romero, presidente de la Comisión Cubana de Atletismo, comentó a la prensa local que "Robles sufre una contractura en la espalda baja y no queremos arriesgarlo, porque puede convertirse en una lesión más severa",

El 23 de febrero, Robles se impuso con un discreto registro de 7.66 segundos en los 60 metros con vallas en Estocolmo.

Antes de esa prueba, el cubano no lució bien en dos salidas. El 18 de febrero en Birmingham, cronometró 7.55 segundos y terminó segundo detrás del chino Liu Xiang (7.40), mientras que el 10 de febrero también fue segundo en Dusseldorf con marca de 7.55.

Con esos tiempos, Robles quedó lejos de los 7.33 que tiene como mejor marca personal en los 60 metros, la segunda mejor de todos los tiempos detrás de los 7.30 del británico Colin Jackson.

El cubano es el vigente campeón mundial de los 60 metros con vallas bajo techo, título que conquistó hace dos años en Doha, Qatar.

Se consagró campeón olímpico de los 110 vallas en Beijing 2008, y el posible duelo Robles-Liu es uno de los más esperados en la cita de Londres.

Antúnez indicó que el miércoles su alumno tendrá una consulta en el Hospital ortopédico Frank País de la capital cubana, para determinar el tratamiento a seguir para su recuperación.

Robles, plusmarquista mundial de los 110 metros con vallas (12.87 segundos), aseguró que tan pronto se recupere regresará a la pista a "continuar y prepararse para estar en la mejor forma posible para la próxima" competencia.

El cubano quedó muy molesto por lo sucedido en el campeonato mundial de Daegu, en agosto pasado, donde se impuso en la final de los 110 metros con vallas, pero fue descalificado por hacer contacto y obstruir a Liu. La medalla de oro quedó en manos del estadounidense Jason Richardson, seguido en el podio por Liu y el británico Andrew Turner.

"Si yo hubiera sido de otro país, que tuviera más fuerza, no hubiera pasado eso", expresó Robles en ese momento. Y agregó, "es bastante polémico que estas cosas sucedan en un mundial de atletismo, lamentablemente me toco perder a mí".

Además, antes de viajar a Europa a principio de febrero, Robles se quejó de las "pésimas" condiciones de entrenamiento en Cuba con vistas a la cita de Londres.

"Los Juegos Olímpicos están ahí ya, y ni siquiera disponemos de la mitad de lo necesario para entrenar bien, las condiciones son pésimas, no hay estímulo", lamentó Robles.

Con breves comentarios, Antúnez concluyó el martes que "vamos a trabajar para defender el título en Londres, ahora Dayron está molesto, hay que luchar para que sea campeón olímpico y así recupere toda su motivación".