Estados Unidos incluyó el miércoles por primera vez a Argentina, Curacao y San Martin entre los países que registran mayor lavado de dinero en el mundo.

Al difundir la estrategia para el control del narcotráfico internacional correspondiente al 2012, el Departamento de Estado definió a un país con gran lavado de dinero como "aquel cuyas instituciones financieras incurren en transacciones de divisas que involucran cantidades significativas de ganancias del tráfico internacional de narcóticos".

En la sección correspondiente a Argentina, el informe sostiene que la mayoría del lavado de dinero en ese país involucra a centros específicos offshore, y que las operaciones más comunes en el sector no financiero son transacciones que involucran a abogados, contadores, estructuras corporativas y bienes raíces.

"Pese a los riesgos asociados con el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, solo ha habido dos sentencias judiciales (en Argentina) por lavado de dinero y cinco causas en curso", señaló el documento.

Además de Argentina, Curacao y San Martin, la lista de los países con mayor lavado de dinero son Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Bolivia, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Haití, México, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela. El listado también incluye a Estados Unidos.

El informe discrimina a las naciones que "generan preocupación", entre las que se listan a Chile, Ecuador, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Perú y el Vaticano entre un total de 61, y las que están "bajo vigilancia", como Bermuda, Cuba, Dominica y otras 73 jurisdicciones.

Otra sección del informe elaborado por el Departamento de Estado referida al control de drogas y precursores químicos, da cuenta que Argentina, Brasil, Canadá, Chile, México y Estados Unidos son los principales países que originan precursores químicos en las Américas, mientras que los fabricantes de drogas ilícitas son Bolivia, Colombia y Perú.

El documento presenta a Colombia como un ejemplo debido al combate que dio a los carteles del narcotráfico a través del Plan Colombia y destaca la "decisión" de México, que libra la misma guerra desde el 2006 y que ha dejado al menos 47.500 muertes desde esa fecha hasta septiembre del año pasado.

Subraya la cooperación que ambos países aportan a las naciones centroamericanas en la lucha al narcotráfico, y recuerda que el presidente Barack Obama incluyó en septiembre a Venezuela y Bolivia entre los países con mayor actividad de narcotráfico, debido a su fracaso en cumplir obligaciones internacionales en el control de narcóticos.

___

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo